EXAMEN: El PET

Para muchos estudiantes, certificar que poseen un determinado nivel de destreza en una lengua es clave en muchos aspectos, bien sea para poder acceder a ciertos estudios, poder solicitar una beca de estudios, etc. En muchos casos, certificar un nivel de competencia B1, de acuerdo al Marco Común de Referencia Europeo, es clave para estos objetivos. En relación a la lengua inglesa, uno de los exámenes de referencia para certificar este nivel es el PET, o Preliminary English Exam, de Cambridge.

En relación a las escalas de referencia, la definición de un hablante que posee un nivel B1 es la siguiente:

Can understand the main points of clear standard input on familiar matters regularly encountered in work, school, leisure, etc. Can deal with most situations likely to arise whilst travelling in an area where the language is spoken.  Can produce simple connected text on topics which are familiar or of personal interest. Can describe experiences and events, dreams, hopes & ambitions and briefly give reasons and explanations for opinions and plans.

Es decir, en sentido general, un hablante que posee un nivel B1 muestra la capacidad de entender mensajes en un lenguaje estándar sobre temas que le resultan familiares. Además, puede desenvolverse en situaciones que pueda encontrarse en un viaje en un país donde se habla la lengua meta, expresando mensajes simples sobre temas familiares o de interés personal, además de experiencias, emociones y ser capaz de dar razones de manera breve.

En este sentido, el PET es una prueba que pretende poner a prueba estas capacidades mediante un examen divivido en tres partes distintas: reading y writing, listening y el tan temido por muchos speaking. Cambridge ha mantenido durante muchos años una estructuras similar, si bien a partir de las convocatorias del año que viene se introducirán ciertos cambios y ejercicios nuevos.

Reading and Writing

En la parte del reading y writing, los alumnos deben demostrar su capacidad para entender textos cortos, no sólo en su sentido general sino en sentido específico, a través de seis ejercicios, debiendo realizar actividades de elección múltiple, relacionar descripciones a personajes, colocar frases en los espacios correctos, así como rellenar con la palabra adecuada, bien sea a partir de cuatro opciones distintas o rellenando un hueco. Además, los candidatos deben realizar dos writing: un email como respuesta a una información previamente dada y un artículo o historia sobre un determinado tema, ambos de 100 palabras. Los alumnos cuentan con una hora y media para realizar estas actividades. Por mi experiencia con mis alumnos, las actividades más complicadas suelen ser aquellas en las que no logran tener referencias suficientes para suponer la respuesta adecuada, por lo que el ejercicio de rellenar huecos sin elección suele ser uno de los más complicados. Además, el fill the gap eligiendo entre cuatro opciones suele hacer dudar a muchos alumnos, ya que suelen dudar entre dos opciones que consideran como apropiadas.

Listening

La parte del listening se encuentra dividida en cuatro ejercicios distintos. En la primera actividad se escucha información y se relaciona con las imágenes correctas, en la segunda se da a elegir la adecuada entre tres opciones, mientras que en la tercera se debe completar la información en un texto y se completa el listening con una actividad sobre un audio más extenso eligiendo entre tres opciones, tal y como fue la actividad dos. Al igual que con el reading and writing, el ejercicio de fill the gap en que los alumnos deben completar el ejercicio simplemente rellenando la palabra o expresión que escuchan suele ser el más complicado, ya que los estudiantes deben mantener su atención durante el audio para saber cuándo rellenar con la respuesta adecuada. Un problema similar pueden tener con el último ejercicio, ya que se trata de un audio mucho más extenso, y los alumnos pueden tener problemas de concentración y de perder el orden de las respuestas.

Speaking

Finalmente, la parte de speaking cuenta también con cuatro partes distintas, que suele realizarse por parejas o en grupos de tres si fuera imposible organizarlo de otra forma. Comienza la prueba con una introducción personal por parte del alumno, en la que el alumno debe dar información sobre sí mismo en un sentido general. En la segunda parte, el alumno debe describir una imagen individualmente, utilizando un lenguaje adecuado. Tras esta actividad, ambos alumnos deben realizar una tarea colaborativa, discutiendo alternativas y llegando a acuerdos con lo que se le plantea por la otra parte. Finalmente, una nueva tarea es que los alumnos hablen de sus gustos y preferencias, hábitos, etc. En mi opinión, suele ser más fácil para los alumnos plantear lo que creen o lo que les gusta que la descripción, ya que no saben el tipo de imagen al que van a tener que enfrentarse, mientras que ciertos temas suelen ser más habituales y es probable que hayan realizado debates sobre ellos anteriormente.

¿Te gustó la entrada? Deja tu opinión en los comentarios.

TIPS: Mudarse a un país de habla inglesa

Cientos de miles de hispanohablantes, no sólo provenientes de España sino también de países latinoamericanos, se mudan a países de habla inglesa debido a diferentes circunstancias cada año. Si bien el paso puede resultar intimidante, siempre hay pequeños trucos que pueden ayudar a hacer esta transición un poco menos traumática. En esta entrada menciono algunas cosas que me ayudaron a habituarme a emplear el inglés de manera cotidiana cuando me mudé al Reino Unido hace algunos años:

  1. We all make mistakes: Es inevitable. Todos cometemos errores, incluso en nuestras propias lenguas maternas. Evita convertirte en tu peor enemigo comiéndote la cabeza por ese error estúpido que cometiste y sabías que era evidente que no era así. Por ejemplo, ‘¿Por qué dije ‘I don’t know nothing’ cuando sé que al negar el verbo debo decir anything?’ No te preocupes, tu interlocutor comprenderá que puedas cometer errores y tratará de fomentar o facilitar la comunicación de una forma u otra.

  2. Why not watch a film?: Para ser honestos, solía ver más televisión en inglés cuando vivía en España que ahora que vivo en el Reino Unido. Sin embargo, en muchas circunstancias quizá sea el único nexo de un estudiante con la lengua en un contexto real, o al menos no artificial como los audios de los libros de texto. El objetivo es adquirir la competencia auditiva, quizá la más complicada para muchos estudiantes, a través de tratar de comprender la jerga y el lenguaje empleado en ellas. Si estás planeando mudarte a un país de habla inglesa, ésta quizá sea una de tus mejores herramientas para habituar tu oído al inglés.

  3. Just talk!: Por mucho que escuchar series de televisión o películas en inglés sea una herramienta súper útil, recuerda que usarás la lengua principalmente para comunicarte con aquellas personas con quienes convivas. Y hay un elemento clave en esto: dependiendo del lugar en donde te encuentres, te encontrarás con determinados dialectos y es necesario que te habitúes a ellos. Para decirlo con un ejemplo claro: por mucho que escuches series en inglés norteamericano, deberás habituar tu oído a un inglés totalmente diferente si te mudas a Escocia. En un principio esto me resultó complicado al mudarme a Inglaterra, ya que estaba completamente habituado a escuchar inglés estadounidense y la dicción de mucha gente con la que convivo me resultaba ininteligible. Además, no sólo la pronunciación sino también el léxico que los hablantes usan varía de una zona a otra.

  4. Be patient: No te apresures o frustres por no aprender o saber todo en dos semanas. Adquirir una lengua conlleva tiempo y práctica, cometer errores y aprender de ellos. Puede resultar frustrante no saber decir todo con la naturalidad que te gustaría decirlo, sobre todo en relación a vocabulario muy específico (por ejemplo, léxico relativo a tu trabajo), pero es mediante la práctica como te sentirás progresivamente más cómodo utilizando la lengua.

  5. Enjoy!: Disfruta de tu aprendizaje. Aprender una lengua diferente implica hacer amigos, aprender nuevas formas de pensar y dominar nuevas expresiones, entre muchas otras cosas. Si te has mudado a otro país y empleas el inglés cotidianamente, esto te enriquecerá como persona y cambiará tus perspectivas, más allá de las motivaciones iniciales que te hayan motivado a aprender la lengua en un principio (motivos profesionales, por ejemplo).

Estas son algunas de las cosas que puedo recomendar para hacer la transición un poco más fácil. Algunos de los consejos se pueden aplicar en cualquier contexto, como relacionarte con la cultura incluso en tu país de origen o no frustrarte cuando cometes errores en clase. Otros, como tratar de dialogar lo más posible, pueden ayudarte hasta en una pequeña escapada o visita turística o en un verano trabajando en un país de habla inglesa.

¿Qué piensan de estos consejos? Comparte tu opinión en los comentarios.