EXAMEN: El PET

Para muchos estudiantes, certificar que poseen un determinado nivel de destreza en una lengua es clave en muchos aspectos, bien sea para poder acceder a ciertos estudios, poder solicitar una beca de estudios, etc. En muchos casos, certificar un nivel de competencia B1, de acuerdo al Marco Común de Referencia Europeo, es clave para estos objetivos. En relación a la lengua inglesa, uno de los exámenes de referencia para certificar este nivel es el PET, o Preliminary English Exam, de Cambridge.

En relación a las escalas de referencia, la definición de un hablante que posee un nivel B1 es la siguiente:

Can understand the main points of clear standard input on familiar matters regularly encountered in work, school, leisure, etc. Can deal with most situations likely to arise whilst travelling in an area where the language is spoken.  Can produce simple connected text on topics which are familiar or of personal interest. Can describe experiences and events, dreams, hopes & ambitions and briefly give reasons and explanations for opinions and plans.

Es decir, en sentido general, un hablante que posee un nivel B1 muestra la capacidad de entender mensajes en un lenguaje estándar sobre temas que le resultan familiares. Además, puede desenvolverse en situaciones que pueda encontrarse en un viaje en un país donde se habla la lengua meta, expresando mensajes simples sobre temas familiares o de interés personal, además de experiencias, emociones y ser capaz de dar razones de manera breve.

En este sentido, el PET es una prueba que pretende poner a prueba estas capacidades mediante un examen divivido en tres partes distintas: reading y writing, listening y el tan temido por muchos speaking. Cambridge ha mantenido durante muchos años una estructuras similar, si bien a partir de las convocatorias del año que viene se introducirán ciertos cambios y ejercicios nuevos.

Reading and Writing

En la parte del reading y writing, los alumnos deben demostrar su capacidad para entender textos cortos, no sólo en su sentido general sino en sentido específico, a través de seis ejercicios, debiendo realizar actividades de elección múltiple, relacionar descripciones a personajes, colocar frases en los espacios correctos, así como rellenar con la palabra adecuada, bien sea a partir de cuatro opciones distintas o rellenando un hueco. Además, los candidatos deben realizar dos writing: un email como respuesta a una información previamente dada y un artículo o historia sobre un determinado tema, ambos de 100 palabras. Los alumnos cuentan con una hora y media para realizar estas actividades. Por mi experiencia con mis alumnos, las actividades más complicadas suelen ser aquellas en las que no logran tener referencias suficientes para suponer la respuesta adecuada, por lo que el ejercicio de rellenar huecos sin elección suele ser uno de los más complicados. Además, el fill the gap eligiendo entre cuatro opciones suele hacer dudar a muchos alumnos, ya que suelen dudar entre dos opciones que consideran como apropiadas.

Listening

La parte del listening se encuentra dividida en cuatro ejercicios distintos. En la primera actividad se escucha información y se relaciona con las imágenes correctas, en la segunda se da a elegir la adecuada entre tres opciones, mientras que en la tercera se debe completar la información en un texto y se completa el listening con una actividad sobre un audio más extenso eligiendo entre tres opciones, tal y como fue la actividad dos. Al igual que con el reading and writing, el ejercicio de fill the gap en que los alumnos deben completar el ejercicio simplemente rellenando la palabra o expresión que escuchan suele ser el más complicado, ya que los estudiantes deben mantener su atención durante el audio para saber cuándo rellenar con la respuesta adecuada. Un problema similar pueden tener con el último ejercicio, ya que se trata de un audio mucho más extenso, y los alumnos pueden tener problemas de concentración y de perder el orden de las respuestas.

Speaking

Finalmente, la parte de speaking cuenta también con cuatro partes distintas, que suele realizarse por parejas o en grupos de tres si fuera imposible organizarlo de otra forma. Comienza la prueba con una introducción personal por parte del alumno, en la que el alumno debe dar información sobre sí mismo en un sentido general. En la segunda parte, el alumno debe describir una imagen individualmente, utilizando un lenguaje adecuado. Tras esta actividad, ambos alumnos deben realizar una tarea colaborativa, discutiendo alternativas y llegando a acuerdos con lo que se le plantea por la otra parte. Finalmente, una nueva tarea es que los alumnos hablen de sus gustos y preferencias, hábitos, etc. En mi opinión, suele ser más fácil para los alumnos plantear lo que creen o lo que les gusta que la descripción, ya que no saben el tipo de imagen al que van a tener que enfrentarse, mientras que ciertos temas suelen ser más habituales y es probable que hayan realizado debates sobre ellos anteriormente.

¿Te gustó la entrada? Deja tu opinión en los comentarios.